Steam Link originalmente era un dipositivo físico creado por Valve que permitía reproducir los juegos de nuestro ordenador en cualquier otra pantalla/televisor de nuestra casa para poder jugar por ejemplo desde nuestro salón teniendo el PC ubicado en otra habitación diferente.

Básicamente Steam Link se conectaba a nuestro ordenador intercambiando entre ellos toda la información necesaria para permitirnos jugar de forma remota. Pero no tuvo mucho éxito, sea cuáles fueran los motivos Steam Link no vendió lo que Valve esperaba así que optaron por dejar de fabricarlo y publicar el software.

Gracias a ello ha sido adaptado a otros dispositivos y puede ser utilizado de forma gratuita pagando sólamente por el dispositivo físico si es que necesitamos comprar alguno. Está disponible para teléfonos móviles Android 5.0 o superior e iOS 11 o posterior además de Apple TV con tvOS también 11 o mayor, también televisores Samsung y Raspberry Pi 3B y 3B+.

Como considero que lo más interesante es jugar en una pantalla grande y no todo el mundo tiene Apple TV ni una TV Smart de Samsung vamos a ver cómo instalar y ejecutar Steam Link en una Raspberry Pi que por su precio además está al alcance de casi cualquiera. Yo he utilizado una Raspberry modelo 3B+ y no he tenido más problemas que los que pudiera dar el propio software de Steam Link, ninguno relacionado con el hardware de la Raspberry.

1.- Instalar Raspberry Pi OS (antiguo Raspbian)

Lo primero que tenemos que hacer es instalar Raspberry Pi OS en la tarjeta de nuestra Raspberry.  La forma más sencilla es descargar el Raspberry Pi Imager de su página oficial.

Basta con selecionar el sistema operativo que instalaremos, Raspberry Pi OS (32 bit) en nuestro caso y la tarjeta SD en la que lo queremos instalar. Por último le damos a Write y el programa instalará el sistema en nuestra SD para luego poder arrancar la Raspberry con ella.

Una vez haya terminado expulsamos la tarjeta, la conectamos a la Raspberry y la iniciamos, lo primero que nos aparecerá será una ventana para configurar el idioma, teclado, conectarnos a la red, etc, no tiene pérdida basta con ir marcando las opciones a nuestro gusto y seguir el asistente. Cabe mencionar en este punto que aun teniendo conexión wifi mejor utilizar un cable de red para un rendimiento óptimo con el Steam Link ya que por wifi dará muchos más problemas sobre todo a la hora de jugar.

2.- Instalar Steam Link

Una vez configurada la Raspberry tenemos que instalar el paquete steamlink, para ello abrimos una Terminal y en ella escribimos

apt-get install steamlink

Esto instalará todo lo requerido para poder ejecutar nuestros juegos de Steam desde la Raspberry, una vez haya terminado nos aparecerá un icono en el escritorio para lanzarlo con dos simples click como si de cualquier otra aplicación se tratase.

En la imagen vemos como ya hay un equipo conectado pero la primera vez que lo lancemos no habrá ninguno por lo que tendremos que darle a la opción para añadir un nuevo equipo, esto nos mostrará un código en pantalla que tenemos que introducir dentro de Steam -> Parámetros -> Remote Play -> Emparejar Steam Link en el ordenador que tiene Steam instalado con nuestros juegos. Para poder jugar el ordenador debe estar encendido y con Steam ejecutado.

Una vez hecho esto podemos presionar Empezar a jugar desde Steam Link para acceder a nuestra biblioteca de juegos y seleccionar cualquiera de ellos, algunos están optimizados para jugarlos de esta forma y otros no, al igual que otros están pensados para jugar con mando y otros no.

De forma tan sencilla tenemos lo básico para poder jugar a nuestros juegos de Steam desde cualquier lugar de la casa.

3.- Arrancar Steam Link al inicio

Como probablemente esta Raspberry Pi no la utilicemos para otra cosa que no sea para jugar a nuestros juegos podemos hacer que Steam Link se arranque directamente al inicio, para ello modificamos el fichero de autoarranque con el siguiente comando desde la terminal:

nano /etc/xdg/lxsession/LXDE-pi/autostart

Y agregamos @steamlink en una nueva linea debajo de las que ya hay.

4.- Conectar un mando

Para jugar más cómodos a aquellos juegos que lo permiten podemos conectar un mando que tengamos disponible siempre y cuando sea compatible, algunos los detectará automáticamente y otros habrá que configurarlos. Yo he probado con el mando de la Xbox 360 conectado con el adaptador inalámbrico por USB y lo detectó a la primera el propio Steam Link sin tener que configurar nada a mayores, por lo que es la opción que yo recomendaría.

Si tienes alguna duda puedes utilizar los comentarios.