Por todos es bien sabido que en Amazon hay reviews falsas, este tipo de comentarios inundan la tienda, normalmente en productos de dudosa calidad se suelen detectar rápidamente ya que suelen estár escritas por usuarios extranjeros que cometen errores tanto ortográficos como gramaticales, pero eso desgraciadamente para todos está cambiando.

Y es que muchos vendedores lo que hacen ahora para conseguir reviews positivas (falsas) y así posicionar sus productos más arriba en la lista engañando a posibles compradores es regalar el producto a determinados usuarios a cambio de que estos escriban un análisis positivo del producto.

El usuario sólo tiene que inventarse maravillas del producto para que el propio vendedor le devuelva íntegra la suma pagada por el producto. Y es que así funciona la estafa, tú adquieres el producto pagando por él cómo si de verdad fueras a comprarlo (recibiendo de paso la marca de Compra verificada), una vez recibido escribes una review positiva inventándote lo bien que te ha funcionado y la calidad de los materiales con los que está construido (eres libre de poner lo que quieras mientras sea positivo y creíble) y el vendedor te reembolsa el dinero que has pagado. Tú adquieres de forma «gratuita» un producto, ellos ganan futuros posibles compradores.

Aquí intervienen un montón de factores dignos de un estudio sobre la mente y lo corrompible del ser humano y es que analizando la transacción sin entrar mucho en profundidad podemos destacar unos cuantos detalles.

  • El vendedor: No tiene reparos en comprar a la gente a cambio de engañar a otras para vender, su principal objetivo es vender y para ello, mediante el chantaje se alía con otros cómplices que le ayudan a engañar a un tercero. Saben que el producto que están vendiendo no vale lo que piden por él, prefieren vender dos unidades a precio alto que 100 a precio bajo, dar el pelotazo mientras puedan y luego pasar al siguiente. Sin reparos se dedican a crear negocios con los que engañar a sus propios clientes.
  • El comprador: Vende sus principios por cuatro míseras monedas, no tiene reparo en participar en un engaño siempre y cuándo ellos sean benefactores. Aun a pesar de tratarse de un beneficio que tiende a 0, ya que como decíamos antes suelen ser productos de mala calidad a los que probablemente no podrán sacar mucho provecho. Fiel reflejo de lo corrompible del ser humano, el poder del dinero.

Y es que el problema no termina ahí, todos en cualquier momento podemos llegar a necesitar dinero por los motivos que sean o simplemente nos atraiga la idea de adquirir productos de forma gratuita con los que saciar nuestra sed de consumo, así nos lo han inculcado en esta hiperconsumista sociedad en la que nos ha tocado vivir. Pero hay muchos problemas en el transfondo de estas prácticas de los cuáles afortunadamente no tengo ningún ejemplo pero se me ocurren que pueden llegar a hacerse realidad.

  • Suplantación de identidad: Como hemos hablado, el vendedor por norma suele ser una persona/empresa sin escrúpulos, con tal de ganar dinero no le importa chantajear y engañar a otros para enriquecerse, para realizar el envío supongo que Amazon les proporcionará tus datos personales, teléfono, dirección física, etc. Datos con los que el vendedor podría hacer una suplantación de identidad (hacerse pasar por el comprador) para cometer otra serie de delitos de mayor gravedad. A nadie le gustaría que le llegara la policía a casa a pedir explicaciones por algún delito cometido por otra persona, todo por la tontería de esos productos adquiridos gratuitamente que nos han terminado durando 4 días, ¿no?
  • Daños personales: Y si ese vendedor pertenece a algún tipo de mafia dedicada al secuestro/extorsión y decide que el modelo de negocio de los productos no le es rentable y prefiere cambiarlo, tiene un montón de datos personales de gente a la que perseguir ¿Te gustaría estar entre ellos?
  • Acoso: A través de las redes sociales es fácil tirar del hilo hasta obtener mayor información de la proporcionada inicialmente, el vendedor podría decidir contratar a alguien para que secuestre tus redes o tu ordenador y no te lo devuelva hasta recibir una generosa suma de dinero, incluso utilizarlas para acosarte y hacerte la vida imposible.
  • Robo: Si Amazon tuviera que compartir los datos del método de pago con el vendedor éste podría utilizarlos para extraer dinero de tu cuenta o podría mediante alguno de los métodos anteriores extorsionarte o intimidarte para obtener los datos de tus cuentas.

Por último y no menos importante, ¿Qué hacemos los demás? Aquellos que simplemente queremos comprar algo y utilizamos las reviews del sitio para hacernos una idea de la calidad del producto y si su relación calidad/precio es objetiva… Ya no podemos fiarnos de los análisis positivos ya que pueden ser falsos y será difícil distinguir si se trata de un comentario legítimo o fraudulento intentando engañarnos.

Lo que suelo hacer yo personalmente al ir a comprar un producto en Amazon es obviar las valoraciones positivas e ir directamente a las negativas, de esta forma conseguimos hacernos una idea de hasta qué punto puede llegar a ser de malo un producto, cómo y cuándo puede fallar, el porcentaje de personas que mencionan el mismo problema, etc.

Mientras no se dediquen a falsear también las reviews negativas podemos hacernos una idea de lo que realmente estamos comprando, ¿Llegará el punto en que no podamos fiarnos de las reviews en absoluto? Esperemos que no.