A diario nos encontramos por la red con noticias falsas, cada día abundan más y su poder de influencia aumenta. Este tipo de noticias tienen la capacidad alterar la percepción de las personas sobre un tema concreto en política por ejemplo llegan a influir incluso en el voto final del ciudadano, no son las primeras elecciones que se ven marcadas por un reguero de noticias falsas de según qué candidatos y/o formaciones políticas.

Internet es una red de comunicación de datos «pública» y «abierta» en la que cualquiera puede expresar su opinión sobre un tema cualquiera, eso no implica que sea verídica, en un principio, a no ser que se trate de una persona relevante y con cierta influencia estas noticias no suelen tener mayor transcendencia. El problema viene  cuando son los medios de comunicación de masas encargados de informar o aquellos con mayor influencia los que se inventan informaciones y manipulan/tergiversan los datos, el nivel de alcance es proporcional al nivel de daño que pueden hacer.

La lucha de poderes hace que el negocio de la mentira sea muy rentable, cuando eso ocurre es necesario poner a rodar toda la maquinaria de la desinformación para desacreditar al rival y así lograr el objetivo, en la época que vivimos propagar una información falsa cuando se tiene cierta influencia es muy fácil y las sumas de dinero en juego para las partes muy sustanciosas.

Ha llegado a tal punto el tema de la desinformación que incluso ha surgido la necesidad de crear sitios y perfiles en redes sociales que se encargan de verificar informaciones publicadas que terminan colándose en el noticiario público. Pero y ¿Quién verifica al verificador? Nada impide que cualquiera pueda crearse una página verificadora de verificadores e inventarse mentiras sobre ellos alimentando así la rueda de la desinformación.

Lo malo es que lo peor aun está por llegar, con la profileración de algoritmos de inteligencia artifical están surgiendo nuevas formas de alterar la información acompañándola de documentos que la doten de mayor credibilidad, algunos ejemplos de lo que actualmente ya se puede hacer:

  • Crear notificas falsas: Un algoritmo de inteligencia artifical capaz de crear textos, noticias, cuentos y  poemas con un nivel de realismo similar al del ser humano ha sido creado por OpenAI. Primero decidieron no publicarla por su peligrosidad pero al final lo han hecho y está por la red al alcance de cualquiera.

Actualmente las mentiras son la norma, y no queda ninguna para contarles.» (Mentiras, no verdad, son la nueva religión) <- Generador de texto de OpenAI

  • Sustituir las caras de las personas presentes en un video: Usando redes neuronales artificiales otro algoritmo es capaz de sustituir la cara de una persona presente en un vídeo por la de otra proporcionada, trasladando a esta los gestos y expresiones de la original, de esta forma consigue poner en boca de una persona las palabras de otra, se han hecho varios ejemplos con políticos y gente famosa y ya les han creado un montón de problemas (llegando incluso a los juzgados) a pesar de que el resultado final no es 100% realista aun, lo será. Lo hemos visto también, por ejemplo en el vídeo El equipo E publicado en Youtube en el que podemos ver a varios politicos españoles actuales en el lugar de los protagonistas de «El equipo A».
  • «Desnudar» fotos de personas: Deepnude fue una aplicación apoyada por otro algoritmo de inteligencia artifical creada para eliminar la ropa de la gente presente en determinadas fotografías, principalmente mujeres. Por suerte esta aplicación ha terminado siendo retirada pero no tardará mucho en resurgir, el algoritmo y la idea están ahí, es cuestión de tiempo que alguien lo replique.
  • Crear caras de personas: Otro algoritmo ofrece la posibilidad de crear caras de personas, aunque no lo creas toda esta gente no existe y están creadas por el algoritmo en cuestión en base a las fotografías de caras de otras personas.

Son muchos más los algoritmos de inteligencia artificial existentes, a estos sólo les queda mejorar los resultados y muchos otros están por venir.

Este tipo de falsificaciones permitirá crear noticias mucho más creíbles en un futuro, pondrán en boca de un político algo que nunca ha dicho y manipularán las ideas de la gente en base a unos objetivos privados. Es cuestión de tiempo que las redes se inunden (más todavía) de información falsa y cada vez será más difícil diferenciar las verdaderas, está en nuestras manos buscar la forma de combatirlas y creo que una de ellas es educando y concienciando, desde pequeños. Las escuelas tienen que empezar a tomar en serio el tema de las tecnologías o será demasiado tarde.

La inteligencia artificial al igual que la tecnología en general tiene muchas cosas buenas que ofrecernos y nos dará mucho de que hablar durante los próximos años, ha llegado para quedarse y tenemos que empezar a acostumbrarnos a convivir con ella, pero como todo también puede utilizarse para el mal así que cuanto más informados y preparados estemos mejor.